Titulares de 1.300 unipersonales, con cónyuge, ingresarán al fonasa

MARCELA DOBAL

Los titulares de unas 1.300 unipersonales que incluyen a su cónyuge como colaborador ingresarán al Fonasa. Tienen este mes para hacer el trámite en BPS o quedarán como usuarios de salud pública pese a que se les descontará el aporte.

El pasaje es obligatorio y alcanza tanto al titular como al cónyuge, según lo dispuesto por la ley 18.922, que introdujo modificaciones al Sistema Nacional de Salud (SNIS) en julio.

Esa normativa reinterpretó en su artículo 5 la ley vigente de manera que a partir del 1° de septiembre tuvieran cobertura médica financiada por el Fondo Nacional de Salud (Fonasa) estos titulares y sus cónyuges de empresas unipersonales de industria y comercio, siempre que ocupen hasta cinco dependientes y se encuentren al día con sus aportes.

La incorporación responde a una propuesta de la directora representante de los empresarios en el Banco de Previsión Social, Elvira Domínguez, con el fin de igualar los derechos de seguridad social entre trabajadores y patrones. Domínguez destacó a El País que se trata de un importante beneficio para la microempresa.

Hasta el momento, cuando el titular de una unipersonal incorporaba a su cónyuge se consideraba que la empresa se trataba de una sociedad de hecho, por lo que se perdían todos los derechos de cobertura de salud.

Para quedar habilitados, los beneficiarios deberán comunicar al BPS los nuevos códigos de seguro de salud para el titular y cónyuge (los que se utilizan para ingresar las nóminas), ajustados a su situación familiar. Esto es lo que permite identificar el número de beneficiarios a los que se atribuirán derechos y la tasa que se aplicará a los ingresos para determinar el aporte al Fondo.

A partir de esa modificación (que puede realizarse por Internet) quedarán habilitados para registrarse en el prestador de salud, con un plazo de 30 días para hacer el trámite de afiliación ante el mismo.

Si no se realiza ese trámite, tanto el titular de la empresa como su cónyuge quedarán registrados provisoriamente en Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), lo que quedará firme transcurridos 90 días. “Después de ese plazo quedás dentro del corralito”, dijo Domínguez a El País.

De acuerdo a datos de su representación, hay unas 1.303 empresas unipersonales no monotributistas con cónyuge colaborador, según los datos más disponibles más recientes. De ese total, el 44% no tiene trabajadores dependientes, un 17% tiene un dependiente, un 12% tiene dos, un 8% tiene tres, un 5% emplea a cuatro y un 2% a cinco. El restante 12% tiene aún más trabajadores a cargo.

El pago al Fonasa se hará aplicando al titular y al cónyuge colaborador las tasas de aportes patronales y personales que correspondan según la situación familiar declarada.

Las tasas son las mismas que aplican para el resto de los trabajadores incorporados al sistema (4,5% si no tienen hijos menores a cargo y de 6% si los tienen) y se aplican sobre el ficto de 6,5 Bases de Prestaciones y Contribuciones (BPC) por el que ya aportan, que a la fecha son unos $ 15.711. Suponiendo que no se tiene hijos menores a cargo, se podrá acceder a cobertura mutual con un aporte mensual de unos $ 707. En caso de tenerlos, corresponderá aportar cerca de $ 943.

En tanto, quienes reciben la cobertura de salud por otra actividad, realizarán el aporte aplicando el 8% sobre la base de 1 BPC ($ 2.417).

Domínguez señaló que entre las unipersonales que ya integran el Fonasa el 58% extiende la cobertura a sus hijos, por lo que si se aplica ese porcentaje a las 1.303 con cónyuge colaborador se estaría ampliando la protección a unos 755 menores.

Las cifras

5 Dependientes es el número máximo que pueden tener las unipersonales de este tipo para acceder al beneficio.

755 Es la cantidad de menores que podrían verse amparados por la seguridad social a través del trabajo de sus padres.

Empresarias siguen sin licencia maternal

La directora representante de los empresarios en el Banco de Previsión Social, Elvira Domínguez, dijo ayer a El País que para igualar los derechos de seguridad social entre trabajadores y patrones aún falta habilitar el subsidio por maternidad para las empresarias.

“Es lo que queda pendiente para que la mujer que tiene una empresa unipersonal de hasta cinco trabajadores sea beneficiaria del Fonasa. Ya hay un proyecto en el Parlamento hace uno o dos años pero no avanza”, señaló Domínguez.

El proyecto fue remitido por el Ministerio de Trabajo, donde se incluyeron otros aspectos como las licencias por paternidad y por lactancia.

Domínguez señaló que el proyecto de Trabajo fue más generoso que su propuesta. “Nosotros planteábamos la necesidad de poner un tope al subsidio para que no generara un costo para el BPS, como el que tienen todos los subsidios que paga el organismo”, dijo.

Al entender de la directora, es necesario que se ponga un tope al subsidio de maternidad en unos $ 35.000. “Si lo pusiésemos en ese nivel, con los excedentes que se generan por casos particulares podría ampliarse la cobertura sin mayor gasto”, afirmó.

Para Domínguez, si la sociedad quiere proteger la maternidad “no debería diferenciar los beneficios que se otorgan en función de cómo se vinculan las mujeres con el mundo del trabajo”.

Hoy son beneficiarias del subsidio por maternidad las trabajadoras de la actividad privada que presten servicios remunerados a terceros, las trabajadoras que queden embarazadas durante su amparo al subsidio por desempleo y las esposas de propietarios o copropietarios de empresas que perciban remuneración.

El País Digital